RSS

ARTE Y ARQUITECTURA EGIPCIA

10 abr

La busqueda de la horizontalidad

En un primer momento se usaron la madera, el adobe y el ladrillo, pero dejan de usarse como material principal ya en el Imperio Antiguo.

Es una arquitectura monumental

Utiliza unos soportes que son los que nos definen el arte egipcio:

El muro: tiende a tener forma de talud, suele estar ligeramente inclinado y generalmente termina con una moldura de forma convexa llamada gola

El pilar: no es el soporte más usado, sólo para reforzar algunos muros, especialmente en el Imperio Antiguo y por imitación en el Nuevo. El pilar de planta rectangular es el más utilizado, a veces está acanalado. Sin embargo, el más importante es el pilar osiriaco, que aunque aparece en el Imperio Medio es característico del Nuevo. Se trata de un pilar de sección cuadrada que en una de sus caras lleva adosada una estatua de Osiris con la cara del faraón.

La columna: es el soporte más característico.

El uso de las columnas

Tipos de columnas

Columna cilíndrica: es la más sencilla, con el fuste circular y liso y sin capitel.

Columna acanalada o protodórica: fuste acanalado y sin capitel, usada en el Imperio Antiguo y en el Nuevo

Columna lotiforme: con basa, el arranque del fuste ligeramente bulboso, fuste fasticular (formado por los tallos de la flor) con fastículos semicirculares y capitel en forma de flor de loto con el capullo cerrado. Utilizado a partir del Imperio Antiguo.

Columna papiriforme: prácticamente igual que la anterior y utilizada también a partir del Imperio Antiguo, cuyas únicas diferencias son que el capitel tiene forma de flor de papiro con el capullo cerrado (casi igual a la de loto) y que los fastículos tienen forma triangular, formando una arista.

Columna campaniforme: igual a la anterior con la diferencia de que el capitel en vez de tener el capullo cerrado, lo tiene abierto, formando un capitel campaniforme.

Columna monóstila: igual a la anterior, pero con el fuste liso. Es propia del Imperio Nuevo.

Columna palmiforme: con el fuste liso y el capitel en forma de hojas de palmera abiertas muy bien dibujadas.

Columna hathórica: propia del Imperio Nuevo. Tiene el fuste generalmente liso y un capitel con la efigie de la diosa Hathor. Suele aparecer en los templos dedicados a esta diosa y muchas veces está complementada con el sistro, un instrumento musical utilizado en las procesiones a esta diosa.

Columna compleja o compuesta: Es propia de la Baja Época, especialmente la época Ptolomaica. Tiene el capital formado por distintas flores. A veces también se utilizan elementos arquitectónicos y caras.

Egipto, aspectos geograficos,ubicación,rios,

Egipto está situado en el nordeste de África y está muy aislado de otros países por su situación geográfica. Sus límites son: por el oeste, el desierto de Libia; por el este, el desierto de Arabia; por el norte el mar Mediterráneo y por el sur el macizo de Etiopía y el desierto de Nubia. (Heródoto dice “Egipto es un don del Nilo”). Al Nilo le llaman río de los dioses ya que tiene un carácter sagrado y es honrado por los egipcios. El Nilo da vida al valle que se desarrolla a lo largo de él.

Religión , el dios sol

Dioses locales: los de cada nomos (por ejemplo, el Dios de Memphis es PTAH)

Dioses cósmicos: mucho más amplios, para todos los normos. Entre estos cabe destacar una triada que va a ser muy importante desde un principio: Geb, dios de la tierra, Nut, dios del cielo, y Ra, dios del sol.

Muchos semidioses, que se van multiplicando.

También hay animales sagrados (que no divinos), a los que se trata con mucho respeto y se momifican al morir.

Amon: Dios de Tebas. Muchas veces se identifica con Ra, y entonces se le da el nombre de Amón-Ra. Es considerado el creador del mundo y el dispensador de la vida.

Ra: Es el sol en todo su esplendor. A veces se le relaciona con otros dioses importantes, como Horus o Amón.

Tipologia de tumbas durante el proceso evolutivo, descripción de cada proceso.

LA MASTABA

La mastaba es el modelo de sepultura más antigua de Egipto. Ya la tumba del faraón Menes de la I Dinastía hacia el año 3000 a. C. responde a este modelo.   Las primeras estaban construidas con ladrillos, aunque pronto pasaron a ser de piedra.

Inspirada en la forma de la casa egipcia, era como un rectángulo o, mejor dicho, un trapecio con paredes talud. En esta estructura se abría una pequeña capilla o serdab, donde los  familiares del difunto depositaban los alimentos y las ofrendas que se hacían al difunto para que las disfrutara en el otro mundo. En este espacio había pinturas y relieves, entre las que destacaban las de una puerta simbólica que daría paso a la cámara funeraria donde se encontraba enterrado el difunto. Ésta se encontraba subterránea  y no se podía acceder a ella pues el pozo se cegaba una vez efectuado el sepelio. Otra cámara subterránea contenía el “doble” escultórico que garantizaban junto con la momia la pervivencia del difunto en la otra vida.

Mastabas formando necrópolis. Sección.

Este tipo de enterramiento se mantiene desde el comienzo de la civilización hasta el Imperio Nuevo. Es muy característica del Bajo Egipto, como podemos ver en las necrópolis (ciudad de muertos) cercanas a Menfis, aunque los faraones dejaron de enterrarse en ellas a partir de la III Dinastía. La razón pudo estar en el deseo de los soberanos de destacar sobre sus súbditos.

LA PIRÁMIDE

Se escribe y se escucha tanto sobre las pirámides que da pereza escribir sobre ellas. Si queréis profundizar sobre ellas en este enlace podéis hacerlo. Sobre la polémica de su construcción ya hemos hablado en otra parte y también os podéis remitir allí.

Sólo diremos que es la tumba por excelencia del soberano. Se levanta dominadora sobre las mastabas que la rodean y sobrecoge pese a su sencillez y al paso de los milenios. Está concebida para perdurar y para transmitir muchos mensajes simbólico/religiosos (cálculos matemáticos y orientación). Las pirámides carecen de fachada y en su interior apenas hay unos corredores rectilíneos que atraviesan la estructura maciza de piedra y que sólo se abren en pequeñas cámaras funerarias. Estos pasillos como la entrada quedaban cerrados y ocultos después del entierro. Al pie de las pirámides se construía un complejo funerario con templos donde atender al faraón muerto, almacenes y pozos donde guardar sus riquezas y edificios y espacios donde realizar diversos ritos religiosos. Una vía procesional cubierta comunicaba estas dependencias con un templo/embarcadero junto al Nilo.

Conjunto funerario de Gizeh

Existen distintos tipos de pirámides.

La escalonada, creada por el faraón Zoser en la III Dinastía, debe su forma a la superposición de mastabas. Es la más  primitiva. se encuentra en Saqqara y mide cerca de 60 metros de altura.

La de doble pendiente se creó en tiempos del faraón Snefru, también de la III Dinastía y se encuentra en la necrópolis de Dashour. Hay una segunda pirámide de este mismo faraón en Meidum de forma truncada porque ha sido arrebatado su revestimiento liso.

La de pendiente recta es la más usual y sus mejores representantes son las conocidísimas tres pirámides de Gizeh donde se enterraron los faraones de la IV Dinastía Keops, Kefrén y Micerinos. Para dar una idea de la ingente mole de piedra, diré que la pirámide de Keops mide actualmente 145 metros de altura y en su construcción se movieron unos 2,3 millones de bloques de piedra, de un peso que oscila entre las 2,5 y las 45 toneladas.

EL HIPOGEO

El continuo saqueo de las antiguas tumbas faraónicas y lo costoso de su construcción debieron ser factores decisivos para el triunfo del hipogeo. Este tipo de enterramiento consistía en una tumba excavada en la roca. Ya se utilizó en el Imperio Medio en la necrópolis de Beni Hasam, pero fue en el Imperio Nuevo cuando se llevó a cabo el enterramiento de varias dinastías de Tebas al otro lado del Nilo, en el paraje desértico que conocemos como Valles de los Reyes y  Valle de las Reinas.

Valle de los Reyes, templos funerarios y llanura agrícola del Nilo frente a Tebas

Los primeros hipogeos eran simples: un pasillo y una cámara funeraria. Los de los grandes faraones y faraonas del Imperio Nuevo se hicieron más complejos y se decoraron lujosamente con pinturas. También poseían un complejo funerario, pero al otro lado de la montaña, junto al río.

Pese a lo oculto del lugar y a la vigilancia que los faraones tenían sobre la necrópolis de Tebas, casi todas las tumbas fueron expoliadas ya en la Edad Antigua. El descubrimiento casi intacto de la tumba del faraón Tutankamon, un faraón menor de la XVIII Dinastía, nos permitió conocer las riquezas que se podían acumular en estas tumbas.

También en ellas se encuentran muebles y todo tipo de utensilios. Incluso se dejaban en ella unas pequeñas figuras llamadas ushebtis (respondientes), que se creía trabajarían para el difunto.

Por último, se situaba una estatua-retrato del difunto, sustituto de la momia para el Ka.

Diferentes categorías de imperios

Imperio Antiguo

La Historia del Antiguo Egipto se divide convencionalmente en 30 dinastías, según la narración del historiador antiguo Beroso. La primera etapa es llamada el Imperio Antiguo. En torno al año 3200 adC aparece por primera vez, en Egipto, la figura del soberano (el faraón) conocido tradicionalmente como Menes, y que pudo haber sido Scorpios, Narmer o Aha. Unificó el Alto y el Bajo Egipto. La política de los faraones fue marcadamente centralizadora, aunque siempre persistió la diferencia entre el norte y el sur.

Inicialmente la capital estuvo en Tinis, pero fue trasladada a Menfis durante la III dinastía. En ella comenzó también la pasión por construir pirámides, gracias al Faraón Zóser o Djoser, pero fue en la IV dinastía, con Keops, Kefrén y Micerino, con quienes se construyeron las pirámides más altas. Sin embargo, el esfuerzo económico invertido en ellas determinó que durante el gobierno de Pepi II, el estado se hundiera sobre sí mismo y cayera en una suerte de anarquía feudal.

Imperio Medio

Hacia el año 1750 adC, los guerreros de la ciudad de Tebas unificaron Egipto por las armas y fundaron el Imperio Medio. En éste, Egipto vivió una época de paz y armonía, aunque su espíritu inicial (presidido por el concepto de ma’at) se vio quebrado.

El Imperio Medio se hundió por obra de invasores extranjeros venidos de Siria, los hicsos. Estos dominaron el Delta del Nilo (es decir, el norte del país) durante unos cien años, y trataron a los reinos del sur como simples vasallos o tributarios suyos. Finalmente, bajo la guía de Amosis, fundador de la dinastía XVIII, los egipcios se sublevaron y enviaron a los hicsos de regreso al Medio Oriente, donde los cercaron y exterminaron por completo (1580 adC). Surgió así el Imperio Nuevo, que por primera vez abandonó su política aislacionista para involucrarse en los eventos políticos de Medio Oriente.

Imperio Nuevo

El nuevo imperio prosperó bajo varios faraones competentes, pero cuando asumió el poder Amenofis IV (1377 adC-1358 adC), éste tomó el nombre de Ekhnatón (Akenatón), que significa agrada a Atón, e intentó promover una reforma religiosa en torno a un nuevo culto, monoteísta, el Atonismo, en torno a un Dios-Sol llamado Atón. Atón se simboliza con un gran disco solar alado. Erigió la ciudad Aket-Atón (después El-Amarna), consagrada al dios Atón, a donde se retiró para adorar a su dios. Hizo construir templos con grandes patios, ya que el culto solar debía hacerse al aire libre. Junto a Akenatón, reina como gran visir “Irso Sirio”. Algunos historiadores lo han identificado con el José bíblico (Génesis), lo cual explicaría la irrupción del monoteísmo en Egipto, por influencia hebrea. Coincide asimismo con la interdicción de los sacrificios en los templos, expropiación del latifundio durante los siete años de hambre con suministro de trigo a cambio de la propiedad, de forma que todo el país queaba en manos del faraón, que después arrienda el terreno a cambio de la quinta parte de la cosecha. El enfrentamiento de Akenatón con las clases sacerdotales degeneró en una sangrienta guerra civil. Durante su reinado Egipto perdió Palestina y Siria, que pasaron a manos de amorreos e hititas.

Tras el breve reinado de su yerno Sakare, subió al poder otro de sus yernos: Tutankhatón, cuyo nombre significa “la vida de Atón ya es perfecta”. Abandona el culto a Atón y se reconcilia con los sacerdotes de Amón. Cambia el nombre por el de Tutankhamón y restituye el culto tradicional politeísta. Murió con unos 20 años de edad, tras 9 de reinado (1358 adC-1349 adC). Le sucede Aï (Aya), un antiguo cortesano de la corte del fallecido Akenatón. Gobernó durante 5 años (1349 adC-1345 adC).

El general Haremhab (1345 adC-1318 adC) reorganiza el ejército.

Paramsés, bajo el nombre de Ramsés I, que significa “Ra le dio la vida” reinó año y medio (1318 adC-1317 adC). Procedía de una prestigiosa familia militar, del entorno de la ciudad hicsa de Tanis-Avaris.

Su hijo, Sethi I, cuyo nombre hacía honor al dios Seth, mantiene sin embargo como dios principal a Amón sobre los dioses Ra, Ptah y Seth. Reconquista Palestina, Líbano y Kadesh, pero no puede llegar hasta el río Éufrates debido a la oposición de los hititas.

Al morir Sethi I, fue sucedido por su hijo Ramsés II. Este intentó levantar nuevamente el poderío egipcio, pero después de los desastrosos resultados de la batalla de Kadesh, debió llegar a un acuerdo con el Imperio Hitita. Se desquitó de su pobre desempeño militar glorificándose como constructor de templos, lo que importó un esfuerzo económico que a la larga arruinaría a su país. Una vez fallecido, su sucesor Ramsés III debió habérselas con la avalancha de los Pueblos del Mar, contra los cuales se defendió exitosamente al precio de agotar los últimos restos de vitalidad del Reino Nuevo.

A partir de entonces, Egipto fue dominado sucesivamente por varios pueblos, incluyendo a los libios, los nubios, los asirios, y los persas, con sólo un breve respiro tras la restauración emprendida por Psamético, que derivó en el Reino Saíta. Finalmente, después de que Alejandro Magno hubiera visitado el país convenientemente armado de un ejército, su general Ptolomeo Sóter se apoderó del país para sí y lo convirtió en el Reino de los Tolomeos. Esta dinastía de origen macedónico se egipcianizó rápidamente, y gobernó entre los años 306 y 31 a.C. Su última gobernante, Cleopatra VII, fue la famosa amante de Julio César. Después, el Imperio Romano conquistó Egipto por la fuerza de las armas. Pasó a sus sucesores bizantinos después de que el Imperio fuera repartido el año 395, y permaneció en sus manos hasta la conquista árabe del año 640. En cuanto a la cultura egipcia propiamente dicha, vino a desaparecer a comienzos del siglo VI, cuando desaparecen de la Historia los últimos sacerdotes de Isis, que ocupaban un templo ubicado en la isla de Filé, con lo que se evaporó el último resto de la antigua grandeza egipcia.

El arte egipcio

El arte egipcio está siempre sometido a unas normas, por esto es muy semejante y monótono, tan homogéneo. Es un arte estereotipado en el que se valora más la precisión del acabado que la originalidad. Además, tienen un gran carácter simbólico y mágico.

Los artistas egipcios van a perder en líneas generales en el anonimato, aunque se conocen algunos artistas ya del Imperio Antiguo, aunque son más los que se conservan del Imperio Nuevo. De los artistas los más considerados son los arquitectos, que se relacionan con los clientes. Sin embargo, los pintores y escultores son considerados como simples artesanos.

Dinastía

Una dinastía es una serie de gobernantes de uno o varios Estados, emparentados entre sí, o provenientes todos de una misma familia. Por extensión se aplica a toda familia que acumula grandes cuotas de poder económico, político o social durante varias generaciones.

Politeísmo

El politeísmo es la doctrina religiosa cuyos seguidores creen en la existencia de múltiples dioses o divinidades, normalmente organizadas en una jerarquía o makis.

El arte como medio d expresión en la vida cotidiana

Al avanzar en el tiempo la civilización egipcia, la nobleza y los altos funcionarios adquirieron parte de las riquezas, lo que posibilitó que aquellos sujetos con una más holgada posición económica pudieran también acceder a obras artísticas que por lo general eran destinadas al servicio funerario, dada la importancia del culto al Más allá.

La arq. Egipcia su adaptación al medio físico, materiales de construcción, la luz, el paisaje.

Fundamentalmente en la vegetación autóctona; realizada en piedra, a pesar de que en un principio usaron la madera y el adobe, ya desde el Imperio Antiguo se reserva el uso de la piedra a los templos y las tumbas, siendo las más empleadas la caliza, la arenisca o el granito, haciendo uso de sillares de gran tamaño que se unen sin mezcla alguna; donde el muro es extraordinariamente grueso.

La iluminación de los templos se basaba en la disminución de luz según se iba accediendo al santuario, que era la zona más oscura. Los patios, abiertos, representaban la parte más iluminada, el contacto con el pueblo.

Faraón o jefe, sus funciones, podres.

Faraón es la denominación bíblica de los reyes del Antiguo Egipto. Para los egipcios, el primero fue Narmer, denominado Menes por Manetón, quien gobernó hacia el año 3050 a. C.

Los faraones fueron considerados seres casi divinos durante las primeras dinastías, y eran identificados con la deidad Horus, aunque a partir de la dinastía V sólo fueron hijos del dios Ra.

El comercio del trueque

El trueque

El comercio se realizaba por trueque, un método razonablemente eficiente cuando muchas de las necesidades básicas podían ser intercambiadas. Incluso después de que se introdujese la moneda acuñada en la segunda mitad del primer milenio aC, el trueque continuó siendo la forma más utilizada entre la gente del campo durante siglos.    El grano y el aceite servían a menudo como moneda de cambio.

El barro se conseguía en las riberas del río Nilo. Y algunas veces, se producía un excedente que podía ser intercambiado por pequeños lujos.

About these ads
 
Comentarios desactivados

Publicado por en abril 10, 2011 en arquitectura yarlin brito

 

Los comentarios están cerrados.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: